Gallinas Piñeiras

 

Aves criadas al aire libre y listas para soltar en el exterior...

 

Disponemos de portes reducidos para península y Baleares.

 

CONSULTAR DISPONIBILIDAD Teléfono: 666 838 754 Email: info@dalmirocoello.com

La rusticidad de la piñeira es su mayor virtud. Es un ave dura ante las inclemencias y que tiene un gran poder de adaptacion a la libertad total o semi-libertad. Estas gallinas ponen muchos huevos y se reproducen con facilidad.

Tipo de gallina caracterizada por el dimorfismo sexual: los machos y las hembras no tienen el mismo color. Esta particularidad indica que se trata de una raza muy antigua. Aunque en las razas actuales, ambos sexos suelen presentar igual color,, como la Gallina de Mos, Pita Pinta Asturiana o Castellana Negra, el ancestro salvaje de las gallinas domésticas sí que mostraba la diferencia de color entre ambos sexos. Este fenómeno es común entre las gallináceas salvajes, en las que el macho suele presentar una librea muy vistosa, mientras que la hembra, por lo general es mimética con el entorno, para no ser vista. Por esta razón, a este color del gallo se le denomina “capa salvaje”.

El gallo muestra un color que podríamos definir como el del gallo de Barcelos portugués, pecho y vientre negros con reflejos tornasolados, cuello y dorso granate brillante y cola de plumas muy destacadas y negras como el pecho. Patas amarillas y ojos anaranjados. La cresta de este gallo es la denominada “en nuez”, que aparece como una masa sobre la cabeza, sin picos ni otras ramificaciones. En la gallina, la cresta es de muy pequeño tamaño.

La gallina, tiene un plumaje “de camuflaje”, aperdizado por el dorso, pecho y vientre, y una esclavina (las plumas que cubren el cuello) de color dorado con manchas negras).
Existen tres variedades: la aperdigada que se ha descrito, la asalmonada o salvaje, que es igual pero con el pecho de color salmón y la blanca. En los dos primeros casos, el macho es igual para ambas variedades; en la variedad blanca, ambos, macho y hembra son blancos.

Es un ave criadora y ponedora sobre cualquier valor esperado para una raza autóctona, pues es capaz de poner 180 huevos al año en condiciones naturales, sin adición alimentaria ni especiales condiciones de luminosidad.